POR TIERRAS DE LA MANCHA - Momentos para discrepar

Lo último:

Anuncios adaptables aquí (0)

Anuncios adaptables aquí (1)

miércoles, 1 de febrero de 2017

POR TIERRAS DE LA MANCHA

Con la publicación de Por tierras de España y Portugal pensé que había alcanzado otro hito en el reto de mí hacer literario: la ilusión de ver impreso en papel los trabajos que suponían mi irrupción en el género de "viajes"; un desafío que aún sin saber muy bien por qué deseaba superar. Sin embargo, lo más sorprendente, incluso para mí, fue descubrir un camino de creación con un enorme potencial. Porque esta literatura me ha posibilitado un encuentro de gran fidelidad con mi propia personalidad a través de los viajes. Durante su evocación, al escribir las narraciones, logro testimoniar un pasado lleno de recuerdos, describir las percepciones que me produce la constatación del presente, comparar, teorizar con mis pensamientos… En definitiva, poner a disposición del lector una gran parte de aquello que yo soy.
POR TIERRAS DE LA MANCHA
Serie: desde La Mancha a cualquier lugar
Aristóteles decía que el motor de la vida es el deseo. Y yo deseo escribir por encima de todo. Y quizá porque conozco que nunca estaré en ese grupo de escritores que tienen muchos lectores, sé que no me queda otro remedio que ser un escritor de los que leen, investigan, estudian y emborronan páginas cada día con una única pretensión: transmitir y escribir un poco mejor. Pero eso sí, pasándolo bien, disfrutando cada obstáculo o recodo del camino, y buscando los atajos que me permitan superarlos. Y uno de estos atajos, sin duda, ha sido el descubrimiento de mi propia tierra, la fuente de inspiración más poderosa de todo mí hacer. Así que Por tierras de la Mancha tenía que ser la continuación lógica de esa andadura literaria de viajes que un buen día comenzara a escribir. No obstante algo nuevo sí que debo explicitar sobre esta cuestión, y es que en mi recorrido, tanto físico como pedagógico, no solo me encontré con paisajes, costumbres y gentes, sino que además tuve la fortuna de conocer a personas que luego resultaron decisivas en mí hacer. Una de estas personas fue Héctor Campos Castillo, un joven tan inquieto, imaginativo y creador que rápidamente me cautivó. Tanto es así que pronto quise incorporar su talento a través de colaboraciones —generalmente fotográficas— sobre mis propios trabajos. Pero su amor por la Mancha resultó tan enorme que pensé que estaría bien compartir con él este cuaderno de viajes. Algo que le propuse y que él aceptó con el mayor agrado e ilusión. Por eso esta obra es fruto del trabajo de los dos: una literatura compartida —en cursiva la de Héctor, para distinguirla mejor— y una imagen fotográfica en exclusiva de él, que creo consigue el complemento ideal a las representaciones literarias que hemos tratado de hacer. Y en cualquier caso, si estas obras no alcanzaran un gran interés, al menos para este autor supondrán la posibilidad de mantener el necesario atisbo de esperanza e ilusión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar...

Anuncios adaptables aquí (2)