IFNI: LA GUERRA QUE SE OCULTÓ - Momentos para discrepar

Lo último:

Anuncios adaptables aquí (0)

Anuncios adaptables aquí (1)

martes, 23 de noviembre de 2021

IFNI: LA GUERRA QUE SE OCULTÓ

 
Hace sesenta y cuatro años, en 1957, y en una fecha como la de hoy, 23 de noviembre, a las cuatro de la mañana, todas las comunicaciones interiores del territorio de Ifni, con su capital, quedaron cortadas. A las cinco horas cuarenta minutos, se escucharon los primeros disparos en las proximidades de Sidi Ifni.
El Yeicht Taharir (ejército de liberación anticolonial) intentaba tomar el polvorín a fin de entrar en la ciudad. El artillero, José Rico Castelao, en turno de guardia en la garita de dicho almacén, fue el primer soldado español en caer. El segundo fue un paracaidista a las órdenes del teniente, Antonio Calvo, que comandaba la patrulla de paracaidistas que consiguió rechazar el asalto al polvorín.
A las siete de la mañana, el Yeicht Taharir inició un ataque masivo por la zona Norte de la ciudad, pero fueron masacrados por las fuerzas de Tiradores de la guarnición ifneña. Así, pues, el asalto a la capital fue rechazado con tan solo tres bajas españolas. Pero no ocurrió lo mismo con los puestos avanzados. Muchos cayeron durante aquella madrugada; y los que no, se encontraron cercados. La Guerra de Ifni había comenzado. Mientras; el pueblo español descansaba o desayunaba sus churros mañaneros con café.
Y seguiría siendo así hasta prácticamente el final de la contienda, que se logró oficialmente con la firma del Tratado de Angra de Cintra, y la cesión del territorio ifneño, salvo su capital, al Estado marroquí. Una guerra oficialmente no declarada que el Régimen ocultó a la población. Sin embargo, dos centenares de muertos y casi quinientos heridos y mutilados, merecen el póstumo recuerdo y el agradecimiento que en su día se les negó.
───♦◊♦───
Leo algunos testimonios de aquellos veteranos que estuvieron en aquella "guerra olvidada" cuál fue la guerra de Ifni. Son testimonios patéticos y desgarradores de unos hombres —ancianos y abuelos en la actualidad— con un único nexo común: su baja condición social y poco o nula preparación cultural en los precisos momentos de su recluta, algo que sin embargo no les eximió de ir a morir por aquella Patria que, sin embargo, les había negado el elemental derecho a una vida digna: prácticamente analfabetos, y con enormes carencias, incluso alimenticias en muchos casos, constituían sin embargo un buen sustrato de "carne de cañón". Y como tal fueron tratados con una prodigalidad insensata: la sangre española pudo regar así, otra vez, el suelo marroquí. Pero ¿para qué?, es lo único que aún cabe preguntarse, hoy, tantos años después.
Reconozco que me estremecen estos recuerdos; que después de leer centenares de páginas sobre aquel episodio de la historia española con el solo fin de documentarme, estos testimonios de vida han supuesto como una letanía que me ha desgarrado el alma: campesinos, jornaleros, gente pobre arrancadas a la gleba, para llevarles a morir bajo el testaferro de una madre patria que, salvo dejarles nacer para vivir sojuzgados, ninguna otra cosa había hecho por ellos. Aunque tampoco lo hizo en el momento en que les requirió su ardor guerrero: sin prácticamente instrucción militar, con nula preparación de combate, pésimamente alimentados, fueron lanzados a esas montañas en tierra de nadie a combatir con hombres que estaban en su terreno, que conocían cada obstáculo, cada pliegue, cada falla, cada argán y cada chumbera; hombres que luchaban con la convicción ideológica y religiosa de limpiar su suelo patrio de extranjeros "infieles"; hombres cuya cultura nómada de nacimiento les hacía recorrer y vivir esas montañas cada día de su vida, que amaban más la compañía de un fusil que la de sus propios hijos. Y éste era el enemigo que nuestros campesinos españoles tenían que combatir en la peor de las condiciones ¡Cuánta sangre generosa e inútil derramada!
Es cierto que se ha escrito mucho sobre ellos, unas veces con más y otras con menos acierto. Esta obra  que ahora reseño, solo pretende recoger una pincelada más de aquella epopeya; aunque dudo que pueda ser capaz de transmitir tanto sufrimiento. Porque la distancia en el tiempo es como un bálsamo que suaviza los hechos. Me temo, por tanto, que solo serán unas páginas más a añadir a la literatura histórica del momento; unas páginas incapaces de ofrecer el merecido reconocimiento que debemos a aquellos hombres: a los que lucharon y volvieron, y a los que lucharon y no volvieron.
Sirvan, por tanto, como merecido homenaje a su esfuerzo y sacrificio, testimonio —otro más— de un episodio oscuro que se tapó con sangre sin pedigrí, ingenua e inocente, algo que siempre ha sido y será consustancial a todas las guerras habidas y por haber.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar...

Anuncios adaptables aquí (2)