POLARIZACIÓN: LAS DOS ESPAÑAS QUE PARTEN EL CORAZÓN - Momentos para discrepar

Lo último:

Anuncios adaptables aquí (0)

Anuncios adaptables aquí (1)

viernes, 2 de diciembre de 2022

POLARIZACIÓN: LAS DOS ESPAÑAS QUE PARTEN EL CORAZÓN

 

 

La polarización política en España está alcanzando un grado extremo, tanto a nivel institucional como en el debate ciudadano. Basta con seguir las redes sociales, donde el cruce descarado de insultos, entre ciudadanos y políticos, y entre los propios ciudadanos, es una constante cotidiana. En la misma línea, las descalificaciones entre los líderes políticos es algo habitual, aunque de un nivel tan agrio y soez, que ya supone una situación de gravedad para el normal funcionamiento del sistema democrático.
Lo cierto es que en el espectro político del sistema de partidos español han ocurrido dos cosas capaces de modificarlo en profundidad; por un lado, la ruptura de la función bisagra que venían desempeñando los partidos nacionalistas conservadores —PNV y CiU—; y por otro, el surgimiento de partidos radicales extremistas, tanto a la izquierda, como a la derecha, incapaces de ejercer con lealtad la función bisagra que ha dejado de representar el nacionalismo moderado conservador.
Sin embargo, estos son los mimbres del actual panorama político español; una desaparición del centro-bisagra, y una polarización que no deja alternativa a las dos corrientes políticas mayoritarias —la conservadora y la socialdemócrata—, salvo la de gobernar con sus extremos afines, con las consecuencias que ello conlleva.
Y si bien es cierto que la función bisagra del PNV y de CiU, nunca salió gratis, todo lo contrario, supuso enormes contrapartidas, la polarización actual convierte en jauja aquellos peajes que antaño hubo que pagar.
Quizá por eso, la pregunta a responder sería: el actual precio en exigencias radicales ¿es un costo que la democracia constitucional española puede soportar?
No tenemos el don de la adivinación, razón por la cual ignoramos la respuesta a la pregunta en cuestión. Pero sí, en cambio, tenemos la convicción de que los sistemas de partidos funcionan mejor cuando el centro del arco ejerce de contrapeso evitando una curvatura por los extremos que amenace con quebrarlo. Es decir, la existencia de partidos moderados centristas con función bisagra, es preferible, según nuestra opinión, a la polarización por los extremos.
Recuperar ese centro para el sistema político español es vital. La cuestión sería ¿Qué nuevas fuerzas políticas podrían llegar a ejercer ese papel político esencial?
Pues solo se nos ocurren dos posibilidades: una, la organización y agrupación como partido político de la enorme masa de jubilados y mayores —unos ocho millones de votantes—; y dos, la organización política de los habitantes de la España vaciada. Ambas fuerzas, organizadas políticamente, constituirían una bisagra esencial para garantizar el futuro de la democracia sin sobresaltos y en paz.
Pero esta idea no deja de ser una auténtica utopía, porque para que fuese una realidad, ambos colectivos deberían carecer de prejuicios de ideología, o bien mantener un nivel ideológico tan sutil que posibilitara la tolerancia hacia los contrarios. Algo que ni se ha dado, ni se da, ni se dará, en este patio ibérico siempre fracturado en dos. Y es que como dijo Antonio Machado: “una de las dos Españas ha de partirte el corazón”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar...

Anuncios adaptables aquí (2)