VIVIR EN LA NUBE - Momentos para discrepar

Lo último:

Anuncios adaptables aquí (0)

Anuncios adaptables aquí (1)

lunes, 23 de enero de 2023

VIVIR EN LA NUBE

 

Hacia el futuro tecnológico


Vivimos en la nube. Quiero decir que vivimos tan conectados a las redes sociales que el nivel de enganche hace imposible para muchos salir de ahí si no es de forma obligada. De este modo, la esclavitud en lo personal, o en lo laboral, llega a límites que acaban afectando al bienestar mental: hoy se han incrementado exponencialmente todo tipo de patologías psíquicas, desde la depresión y la ansiedad, hasta el burnout (agotamiento laboral).
Buena causa de ello son la multiplicidad de plataformas de entretenimiento on-line diseñadas para hacernos adictos a permanecer interactuando con ellas. Para conseguirlo utilizan las nuevas técnicas de la captología, ciencia que estudia cómo automatizar la persuasión; es decir, técnicas específicas de diseño del comportamiento.
Lo cierto es que, con sus avanzados manejos tecnológicos, el poder de los productos informáticos para cambiar actitudes, comportamientos, creencias y acciones, es inmenso. Interactúan sobre los aspectos emocionales y no racionales consiguiendo dominar la toma de decisiones personal. Consiguen persuadir a las personas para que se queden ahí el mayor tiempo posible, comprando productos, compartiendo imágenes, viendo películas o series en bucle. Para ello cuentan con poderosísimos algoritmos de inteligencia artificial. Así que todo está diseñado para que nos quedemos con ellos la mayor parte del tiempo; nuestro tiempo de vida, ¡no lo olvidemos!; desde los "me gusta", hasta los emoticonos, todo, absolutamente todo, responde a un criterio de captación y manejo personal.
La situación, por tanto, es preocupante, cuando no peligrosa. Porque en el momento actual, cuatro grandes empresas —Microsoft; Google; Facebook y Amazon—, controlan en régimen de oligopolio la industria tecnológica de Estados Unidos, que es tanto como decir que controlan la industria tecnológica del mundo occidental. Si a ello añadimos que Facebook tiene intención de adquirir la empresa Activision Blizzard, la gigantesca creadora de videojuegos, por un importe de sesenta y nueve mil millones de dólares, con la clara intención de cerrar el círculo del oligopolio tecnológico occidental, el control absoluto de la experiencia del consumidor quedaría bajo el poder de estos emporios económicos. Es decir, quedaríamos a merced de los intereses únicos del gran capital, si es que no lo estamos ya.
Y, ¿cuál es el resultado que cabe esperar de ello? Pues eso está por ver, cada cuál que saque su conclusión. Pero más nos valdría ejercitarnos en la defensa de nuestra individualidad y el uso cotidiano de nuestro pensamiento crítico. Y aunque esto no garantice que no nos manejarán, al menos no nos manejarán en la totalidad. ¡Vamos, pienso yo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar...

Anuncios adaptables aquí (2)