FILOSOFÍA Y SOCIEDAD (I) - NEOVIOLENCIA Y CAMBIO - Momentos para discrepar

Lo último:

Anuncios adaptables aquí (0)

Anuncios adaptables aquí (1)

viernes, 29 de mayo de 2020

FILOSOFÍA Y SOCIEDAD (I) - NEOVIOLENCIA Y CAMBIO

Que nuestra sociedad está asistiendo a una nueva escalada de violencia; eso es innegable. Que no sabemos a dónde nos puede conducir; eso resulta peligroso y abrumador.

La violencia, considerada política y socialmente, es tan antigua como la vida misma, si bien ha ido pasando por fases diferentes en su evolución: desde el puro enfrentamiento armado como medio para conseguir las cosas; pasando después por fases; primero al hecho de destruir por destruir —cuando se tomó conciencia de que los Estados eran demasiado fuertes—; y posteriormente a la acción opuesta de la “no violencia”, aquella que utilizaron Gandhi o Martin Luther King.

Pero el momento actual nos ha situado en una nueva etapa de la utilización de la violencia mucho más taimada, artera y sutil: ante la sociedad se presenta como si fuera la misma versión de la “no violencia” de las últimas décadas, pero en la práctica, sí que se ejerce la violencia: las calles llenas de violencia salvaje y barricadas ardiendo, en Chile, en París o Barcelona, son la constatación. Es la “neoviolencia” que aspira a conseguir sus objetivos tanto por la fuerza bruta, como presentándose desvalida y sojuzgada a los ojos del mundo. Es una violencia que solicita la compasión universal, por su persecución antidemocrática y vulneración de los derechos humanos, mientras que, por otro lado, asalta, destruye, acorrala y odia a todo el que se oponga o no piense igual.

Tomar conciencia de esta nueva forma de violencia es cuestión vital en la defensa de la sociedad democrática. Y necesita una valiente reacción por parte de intelectuales, periodistas, organizaciones políticas y sindicales, y por el resto de la sociedad civil.

Es cierto que, a lo largo de la historia, las sociedades han avanzado con el cambio. Pero en el momento actual parece como si perseguir el cambio fuera algo obsesivo que ni siquiera nos permite pararnos a pensar si ese cambio es para mejor: “novolatría” se llama esa obsesión.

Filosófica y políticamente, el cambio puede afrontarse desde dos concepciones diferentes: creer en la racionalidad de lo humano, y por tanto, pensar que nos debe gobernar la razón; lo que significa creer que al igual que el cambio científico —basado en la razón—, es bueno; los cambios políticos guiados por la razón serán beneficiosos. La otra opción sería pensar en un individualismo excluyente y protector, derivado de pensar que los logros los alcanza el individuo con su esfuerzo, y por tanto nada debe a nadie; menos al Estado y la sociedad.

Creo, sinceramente, que pensar que nada debemos a nadie, para aquellas personas que han nacido y viven en un “Estado del Bienestar”, que les cuida y protege desde la cuna: nacimiento, educación, cultura, sanidad, ayudas, protección social y garantías jurídicas y constitucionales, es bastante egotista y discutible. Por lo tanto, soy partidario de pensar en los cambios desde la razón. O lo que es lo mismo, soy partidario de pensar que el cambio social per se, no ofrece ninguna garantía de que vaya a ser para mejor, y por lo tanto implica la necesidad de pensarlo, debatirlo y cuestionarlo.

La aceptación del disenso resulta premisa básica, auténtico punto de partida para la objetivación y consenso del futuro cambio, entendido este desde la óptica de la racionalidad. Algo que resultará imposible con la persistencia de la “neoviolencia” o la manipulación de la emotividad social desde las redes o instituciones oficiales.

Y esto es, por desgracia, lo que nos está ocurriendo en nuestro país: un camino peligroso que puede cercenar, de un solo tajo, nuestra más que frágil democracia social. Esperemos que, al fin, se imponga la razón y la bonhomía social, porque si no, nos irá mal. Así que tratemos de atemperar los ánimos de tanto exaltado y pongámonos a pensar con racionalidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar...

Anuncios adaptables aquí (2)